¡Qué huevos!

Un excelente ejemplo de cómo funcionan las fuerzas del mercado y la intervención del Estado para un fin distinto al interés de los productores es el caso de los huevos de gallina.

Uno de cada ocho producidos aquí va a Haití, vendido en mercados fronterizos. La inflación estadounidense y epidemias aviares han más que triplicado su precio allá.

El huevo más barato en la Florida costaba ayer US$0.15, o sea casi RD$9, 30 % más que hace pocos meses.

Aquí un huevo cuesta entre cinco y ocho pesos, o sea US$0.10. A los haitianos les sale más caro llevar a su país huevos gringos que desde aquí. A nuestros productores les conviene más venderlos en la frontera donde logran mejores precios.

Para proteger al mercado interno de escasez, las autoridades prohibieron exportar huevos a cualquier país. Pero funcionarios y periodistas dicen que prohibieron mandarlos a Haití, afectando la delicada situación política entre ambos países.

Exportar es bueno. Aprovechemos esta oportunidad para aumentar la producción para que tanto los consumidores y productores dominicanos estén satisfechos. Y “de aquel lado” también.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.