Dirigentes del PRM madrugan mirando el 2028

Yanessi Espinal

Los dirigentes del PRM han cerrado filas con la reelección de Luis Abinader para el 2024, pero con cálculos para posicionarse para el relevo de cara al 2028.

En política se ha demostrado que si hay algo esencial para garantizar el éxito de un proyecto de poder, es la estructura partidaria, la que fideliza y moviliza el voto hacia un dirigente, primero internamente y luego para lograr los cargos de elección popular, especialmente la presidencia de la República.

El oficialista Partido Revolucionario Moderno (PRM) es una organización de políticos jóvenes y veteranos y muchos de esa camada han empezado a madrugar en la conformación de las estructuras con la mirada puesta en el 2028.

Carolina Mejía, Eduardo Sanz Lovatón, Wellington Arnaud y David Collado, enfilan distintas estrategias para colocarse como el relevo de Luis Abinader, en el caso de que el desenlace del 2024, sea un triunfo de la reelección del presidente de la República.

La estrategia del presidente del PRM y ministro administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza, también con la mirada en las elecciones de ese año, luce distinta, hasta ahora, se podría decir que es el más cercano y fiel colaborador del gobernante. Fue Abinader quien convirtió a Paliza en presidente de la organización, y ahora en el gobierno, es su hombre de mayor confianza.

La realidad hoy en el PRM es que la estructura del expresidente Hipólito Mejía, no la ha heredado su hija Carolina, secretaria general de la organización y alcaldesa del Distrito. La estructura política de Mejía se ha distribuido entre Carolina, Arnaud y Yayo Sanz. Collado, tiene una fortaleza que cualquier otro dirigente desearía tener, es el mejor posicionado en el PRM ante el electorado, luego de Abinader.

La secretaria general del PRM ha logrado retener parte de la estructura de su padre, pero no la mayoría y ahora su nombre suena para la candidatura vicepresidencial con Abinader. La dama había ocupado antes ese cargo en la boleta, en las elecciones del 2016.

Arnaud aspiró a la candidatura del PRM en 2019 y eso le permitió construir una estructura nacional. En la campaña de Abinader tuvo la responsabilidad de toda la parte sur del país y ahora como director del Instituto de Agua Potable y Alcantarillados (Inapa) una institución con presencia nacional, el dirigente del PRM ha logrado mantener su estructura a nivel provincial y municipal.

El político espera por un puesto en la Dirección Ejecutiva del PRM y antes fue diputado en dos ocasiones por el Distrito Nacional y secretario general de la Juventud Revolucionaria (JRD), mientras estuvo en el PRD.

El director de Adunas, secretario nacional de Finanzas del PRM y quien fue director de la pasada campaña de Abinader, ha construido una estructura que va en crecimiento y su influencia en el PRM se hace cada vez más evidente.

Por ejemplo, recientemente, el PRM designó a Sigmund Freund como delegado político ante la Junta Central Electoral (JCE), que es parte del equipo político de Sanz Lovatón. También es el dirigente que representa la organización en eventos con otros partidos políticos por la relación que ha construido.

En el caso de Collado, es el que mejor marca en las encuestas dentro del PRM, luego de Abinader. Pero el ministro de Turismo, exdiputado y alcalde del Distrito, tiene un problema de identidad con su partido. Aunque es miembro de la Dirección Ejecutiva, no tiene mayores responsabilidades partidarias y en el PRM no lo identifican como uno de los suyos.

Objetivamente, al político, que en el 2020 su nombre fue mencionado entre los posibles compañeros de boleta de Abinader, se le observa en pocas actividades partidarias, incluso, mientras estuvieron en la oposición, en eventos de afiliación de miembros para la organización, Collado, que se sepa, no participaba. En el pasado proceso no ocupó ninguna posición en la campaña de Abinader y casi al final hizo acto de apoyo al hoy presidente.

Wellington Arnaud ensayó en 2019 con una precandidatura presidencial.

El PRM está inmerso en reestructuración interna

El PRM está inmerso en completar el proceso de reestructuración interna y aunque ya definió las autoridades principales, queda pendiente escoger los cargos zonales, municipales y provinciales. En ese proceso los dirigentes que tienen la mirada en el 2028, han empezado a empujar sus cuadros internos. Igualmente, de cara a las elecciones del 2024, algunos se enfocan en apoyar sus cuadros para cargos congresuales y municipales como mecanismo de mejorar su posicionamiento electoral para la batalla del 2028. El expresidente Hipólito Mejía se ha declarado en apoyo a la reelección de Abinader y es conocida la amplia presencia de sus seguidores en el gobierno central, el Congreso y alcaldías.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

69 + = 70