Sale al mercado el primer test que detecta el VIH con la saliva

La biofarmacéutica LETI Pharma, S.L.U puso en el mercado la primera prueba que utiliza muestra de fluido oral para detectar el VIH en un test autodiagnóstico, denominado ‘VIH OraQuick’, que se puede hacer en casa, permite obtener los resultados en 20 minutos y tiene una precisión superior al 99%.

Según informó LETI Pharma S.L.U., que tiene su sede española en Barcelona (noreste de España) y fue el primer laboratorio en producir penicilina en este país, se trata de un test de diagnóstico in vitro para uso doméstico, que permite detectar anticuerpos frente al VIH, que debe ayudar a detectar precozmente el virus y poderlo tratar a tiempo.


Hijo del presidente de Nicaragua propone discutir legalización del cannabis
La compañía biofarmacéutica, creada en 1919 y pionera en vacunas contra la alergia, destacó que, a diferencia de otros test de autodiagnóstico del VIH.

No requiere una muestra de sangre por pinchazo en el dedo sino que detecta los anticuerpos específicos frente al virus (VIH-1 y VIH-2) en una muestra de fluido oral que se obtiene mediante un barrido de la encía superior e inferior.

La empresa precisó que pueden transcurrir entre 23 y 90 días hasta encontrar en el organismo niveles detectables de anticuerpos frente al VIH por medio de estas pruebas y por eso recomienda que, si se utiliza el test VIH OraQuick antes de que transcurran tres meses desde la última exposición de riesgo y el resultado es negativo, se debe repetir de nuevo una vez transcurridos los tres meses.

El director médico del Centro Sanitario Sandoval, Jorge del Romero, recordó que casi el 40% de las nuevas infecciones por el VIH son transmitidas por personas que no saben que tienen el virus y de ahí la importancia de los test para diagnosticarlo a tiempo.

Según Del Romero, «saber que una persona tiene VIH es muy importante porque con el tratamiento la carga viral se reduce muchas veces a niveles indetectables, mejora la situación inmunológica y no desarrollará el SIDA.

Además de que una persona diagnosticada que recibe tratamiento no solo no desarrolla la enfermedad sino que tampoco transmite el VIH a sus parejas sexuales, por lo que también tiene mucha importancia para la salud colectiva

Deja una respuesta

Your email address will not be published.