Nuevas pistas para ayudar a caminar y dormir a enfermos de Parkinson.

Los resultados, publicados a principios de 2022, son el resultado de una decena de años de investigación

Julien Dury / AFPParís, Francia

No poder caminar más de unos metros ni dormir normalmente son sufrimientos comunes en los casos avanzados de la enfermedad de Parkinson, y dos estudios recientes aportan pistas alentadores para combatirlos.

En su última etapa, que suele tardar años, el Parkinson inmoviliza al paciente en la cama o en una silla de ruedas.

La hipotensión ortostática es uno de los síntomas que explican esta discapacidad. Cuando la persona se reincorpora, su presión arterial baja, su cerebro no se alimenta lo suficiente y se desmaya después de unos pasos.

En el caso de la enfermedad de Parkinson y de patologías afines, se trata de una disfunción del sistema nervioso. Los pacientes ya no se benefician del reflejo que normalmente asegura el retorno de un flujo suficiente de sangre al cerebro.

Publicado a principios de abril en el New England Journal of Medicine (NEJM), un trabajo abre una pista innovadora: implantar electrodos en la médula espinal.

Este experimento fue supervisado por los mismos investigadores –la cirujana Jocelyne Bloch y el neurocientífico Grégoire Courtine– que recientemente lograron hacer caminar a tres personas paralizadas por accidentes.

Los resultados, publicados a principios de 2022, son el resultado de una decena de años de investigación.

Esta vez se utilizó una tecnología similar en una paciente con discapacidad grave. No se trataba de una enfermedad de Parkinson propiamente dicha, sino de una patología con síntomas similares, incluida la hipotensión ortostática.

En el caso de los paralíticos lesionados, el sistema de electrodos busca restaurar el vínculo por el cual el cerebro controla el gesto. Aquí, el objetivo es restablecer el reflejo que permite la correcta llegada de la sangre al cerebro.

Antes de implantar este sistema, la paciente recorría sólo unos metros antes de desmayarse. Tres meses más tarde, podía caminar unos 250 metros con la ayuda de un andador, según el informe del trabajo realizado por el investigador Jordan Squair.

«No está curada, no correrá un maratón, pero esta cirugía mejoró claramente su calidad de vida», resumió Bloch ante la AFP.

No obstante, se trata de un caso aislado y habrá que repetir la experiencia con otras personas para considerar el uso terapéutico, en particular con los enfermos de Parkinson.

En estos últimos, no es seguro que esta forma de hipotensión pueda ser mejorada por una simple estimulación del reflejo en cuestión.

– Mejorar la calidad del sueño –

Otro trastorno grave que afecta a los enfermos con Parkinson es el insomnio.

Sus causas son múltiples: a veces el paciente simplemente está angustiado por la enfermedad, o puede ser despertado por movimientos incontrolados. Su sueño también puede verse directamente afectado por la falta de dopamina, la hormona cuya desaparición progresiva explica la enfermedad de Parkinson.

Los tratamientos para el insomnio, incluida la melatonina, no pueden ser los mismos para todos los pacientes con Parkinson.

Pero un estudio publicado el jueves en el Lancet Neurology propone utilizar una bomba de perfusión para administrar un medicamento, la apomorfina.

Es el mismo sistema que usan algunos diabéticos para inyectarse insulina continuamente. Pero el estudio, dirigido por el neurólogo Emmanuel Flamand Roze y dirigido por su colega Valérie Cochen de Cock, se centró en el uso de la bomba solo de noche.

«Así no tienen el estrés de llevarla durante el día», explicó a la AFP.

Los resultados son bastante alentadores. En comparación con los pacientes que recibieron placebo, los enfermos que se beneficiaron de este dispositivo informaron sobre una mejora de la calidad de su sueño. 

Sin embargo, el estudio solo se realizó en una pequeña muestra –unos cuarenta participantes–, y se requiere un trabajo más amplio para confirmar la eficacia del dispositivo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.